Mi Jardín de Flores

El Narizón no Tiene Corazón, es Inhumano

Por La Madre Teresa de Chalchihuites

CHALCHIHUITES, ZAC. Viernes 11 de mayo.- Ruego a la Virgen de San Juan, tengan todas y todos ustedes un bonito sábado, acompañados de sus familias y leales amigos.

QUE SU Ángel de la Guarda los cuide a dónde quiera que vayan y estén, que las balas de Los Malos y Los Peores no me los toquen y que mi Padre Dios nos siga prestando vida a todas y todos los zacatecanos. Amén.

Se me Parte el Corazón

VEO LAS fotos de nuestras compa­ñeras Rocío Castro y Merari Martínez, y la crónica de Cristo González, se me parte el corazón y apachurra el alma de ver a tanta madre clamando por sus hijos: “¡¿Dónde están, dónde están?!”, con su caritas afligidas y sus ojitos lle­nos de lágrimas, pero con la esperanza de volverlos a ver con vida, besarlos y abrazarlos-.

-Y SU indolente y frívolo Gober Pre­cioso, que ni siquiera las recibió para darles un poco de apoyo moral y espe­ranza, ¡qué poca ma… dera!, la de este gobernador ojete al que no le importa el sufrimiento de esas madres que lloran a sus hijos desaparecidos-.

-ES CIERTO, don Roberto, al Tello no le interesa el pueblo, ¿qué le cos­taba al narizón regalarles unos quince minutitos a esas madres destrozadas, que ni siquiera tienen una tumba para ir a rezarle a sus hijos?; el narizón no tiene corazón, es inhumano y créanme que yo me siento complice por haberle otorgado mi voto hace dos años porque lo creí sincero y honesto, y porque ahí andaba la Cristina, su vieja, rogando: “Voten por Tello, es Garantía”, ¿garantía de qué?, vieja desgraciada-.

-YO QUISIERA defenderlos, pero mi guía espiritual, el Santo Padre Amaro, me ha recalcado que lo indefendible no se puede defender. Ojalá y mi Padre Dios, le diera a mi Góber Precioso un poco de humildad y solidaridad. El pue­blo muere de hambre o a balazos y Don Alejandro Tello ni se inmuta, cree que en su “Reino de Pinocholandia”, es real y que se vive de ensueño, cuando vivi­mos una pesadilla horrenda desde que el asumió la gubernatura de Zacatecas-.

-Y “El Pinocho de Bernárdez”, no tie­ne ningún pretexto de no haber recibido a las pobres madres de los desapareci­dos, puesto que ahí estaba en la capital del estado, con otras madres manipula­bles, a las que les festejó, acompañado de la Cristina, su Día, “reconociéndolas por su esfuerzo, tenacidad y ejemplo de amor hacia sus hijos y familias”, según dijo-.

EL MENSAJE es claro: a las madres de los desaparecidos ni siquiera les echó un lazo, a ellas no las atendió ni las agasajó porque “ellas no tuvieron ese esfuerzo y tenacidad con su hijos desa­parecidos”, nomás vean que maquiavé­lico es el narizón. En el evento, Tello estuvo acompañado de su inseparable vieja y por la alcaldesa espuria Judit Guerrero López “La Judía-.

-LA VERDAD que estoy muy cons­ternada, esas madres no tienen culpa alguna de la desaparición de sus hijos, sino el inepto Don Alejandro, que no puede ni quiere darle seguridad al pue­blo, de haber tenido voluntad, cuando menos hubiera mandado a atenderlas al Fiscal General del Estado, Francisco José Murillo Ruiseco, o al secretario de Seguridad Pública Ismael Camberos Hernández, para ver cada caso, y así mitigarles un poco su gran dolor-.

-PERO ADEMÁS es obligación del Tello, yo quiero que recuerden cuando, al asumir la gubernatura, rindió la Pro­testa de Ley:

“PROTESTO cumplir y hacer cum­plir la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Goberna­dor de Zacatecas que el pueblo me ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad del Estado; y si así no lo hiciere que el pueblo me lo demande”, y esto no es un juego, se le puede hacer un juicio político, por no cumplir con la Constitución, su triunfo no fue un cheque en blanco, sólo que los zaca­tecanos tenemos temor a la represión.

La Descarada Complicidad Entre Policías y Narcos

-PERO EL Tello incumple en todo, yo creo que también a su esposa que no se les despega ni para ir al baño, a decir “a lo mejor mi Alex tiene por ahí uno que otro entrego”, y se le pega como sanguijuela. Algo le ha de saber, porque si el narizón le fuera fiel a la Cristina, ésta no lo cuidaría tanto-.

-EN LA marcha y plantón de las ma­dres de los desaparecidos -dice don Ro­berto- me queda muy claro, una vez más, la descarada complicidad de la policía y los narcos. Yo creo que todo Zacatecas lo sabe, porque tal complicidad es evidente, aquí tienen lo que dijo la señora Juana Lozano Ramírez, mamá del desaparecido Juan Antonio Guerrero Lozano:

“MI HIJO fue levantado en Colinas del Padre, el delito de mi hijo fue vol­tear a ver a una mujer. Hay testigos, me dijeron todo, que mientras sacaban a mi hija en la madrugada, pidieron auxilio que nunca llegó porque había tres patru­llas tapando las calles”, claro, era para proteger la huida de los criminales que llevaban secuestrado a Juan Antonio.

-MÁS CLARO ni las aguas del Mar Caribe. Es el tema que recurrentemente tratamos aquí: cuando asesinan, secues­tran o “levantan” a una persona, son los propios policías los les facilitan la huida a los criminales, ¿creen que el Tello no sepa esto, si también está muy metidote? Digo-.

-PUES NO quisiera decirlo, pero los zacatecanos padecemos, sufrimos un narco-estado; no es posible tanto des­caro y no se haga nada por remediarlo-.

-¿QUÉ DIRÍA su Góber Precioso, Madre Teresa, cuando dijeron al repor­tero Cristo que “exigimos a Alejandro Tello que nos atienda como cuando andaba en campaña, porque ahora ni nos pela?”.

-ESTOY segura que dijo: “Yo no tengo problema, yo no los desaparecí”, es su salida.

Siguen los Asesinatos a Balazos

-SIGUEN los asesinatos a balazos y tenemos que comentarlo para alertar a nuestros paisanos, ya ven lo que dice el Señor Obispo de la Diócesis de Zaca­tecas, monseñor don Sigifredo Noriega Barcelo, que “no debemos de acostum­brarnos a tanta violencia e inseguridad”; ahora sucedió en Ciudad Cuauhtémoc donde mataron a tiros a una persona, cuya identidad no la sabe ni la policía, según dijo la vocera. Otros restos que, segura­mente, irán a la fosa común, o a alguna institución médica para su estudio. En este, como en la mayoría de los homici­dios dolosos, no hubo detenido alguno, estamos peor que en el viejo oeste-.

-SÍ, MADRE Teresa, estamos peor, porque allá, en aquellos tiempos, no había impunidad. Buscaban a los delin­cuentes hasta por debajo de las piedras y, cuando se les dificultaba su aprehensión, pegaban carteles en los postes ofrecien­do grandes recompensas: “Se busca vivo o muerte”. Y el sheriff no tenía más que dos o tres monitos que lo ayudaban. Eso sí, el pueblo participaba cuando la oca­sión lo ameritaba. Aquí los reporteros van a cubrir eventos policiacos y no sólo los insultan, sino que los amenazan y lo echan del lugar.

-CLARO, no son tontos, creen que los reporteros los pueden cachar haciendo sus movidas con los asesinos, y hasta evitar acciones de rapiña, porque bien que les roban dinero y cosas de valor, por eso quieren a los periodistas lejos. La ley, cuál pin… (censurado) si no son más que ladrones con placa e impunidad, eso es lo que son-.

-AY, NO, yo le aseguro que la mayoría de los policías son honestos, responsa­bles y trabajadores, a los que les gusta ejercer su noble oficio en defensa de la ciudadanía, no todo está podrido-.

-PUES tal vez tenga razón, Madre Teresa, pero esos policías honestos se ven obligados a no actuar y callar boca, porque si dicen algo, los matan y le echan la culpa al narco. Entonces hace falta, pero al grito de ¡ya!, una redada de malos policías, hay que limpiar las po­licías, pero “El Pinocho de Bernárdez” se resiste; por algo $erá.

¡25 de Octubre no se Olvida!

¿DÓNDE ESTÁN, dónde están?

HOY VIERNES 11 de mayo, se cumplen 198 días de la desaparición forzada de los “empleados” de Gobierno del Estado, Rosalía Ramírez Quireza y Antonio Troncoso Escareño.

FUE EL 25 de octubre de 2017 cuando los enviaron a pagar la gasolina de las patrullas estatales que vigilan los muni­cipios de Luis Moya, Loreto y Pinos Za­catecas, y desde entonces no aparecen.

EL 30 DE enero el señor Ismael Cam­beros salió a decir que los dos cadáveres que hallaron calcinados en Pinos no son de Rosalía y Antonio. Que los siguen buscando pero que no aparecen por ningún lado.

P.D.

SI DON Camberos aseguró, en aquella ocasión, que ya tenía la confesión de quiénes habían secuestrado y asesinado a Rosalía y Antonio y que sólo faltaban las pruebas “científicas” para dar com­pleta la información, pero luego dijo que no, que no era cierta tal versión, me pregunto: ¿Tal confesión la hicieron los declarantes bajo tortura?

OTRA:

A COMO están las cosas ¿no serían sus propios compañeros de la corpo­ración policiaca los que los desapare­cieron?

SEÑOR GOBERNADOR, señor se­cretario de Seguridad Pública, Zacatecas tiene todo el derecho del mundo de co­nocer la verdad del caso Rosalía-Anto­nio: ¿Dónde están?

Publicado en: Pagina 24 Zacatecas

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *