Culpan de Negligencia a Médicos del Hospital General de Zacatecas

“Por Pésima Atención Puede Perder la Vida Niño de dos Años”

Por Cristo González

Los denunciantes, que solicitaron el anonimato por temor a represalias, relataron que el pasado 14 de octubre el menor sufrió un accidente al caer a una alberca llena de agua, de la cual su padre lo sacó, para luego reanimarlo y llevarlo a la Unidad de Emergencias Médicas en Guadalupe (Foto Merari Martínez)

Los denunciantes, que solicitaron el anonimato por temor a represalias, relataron que el pasado 14 de octubre el menor sufrió un accidente al caer a una alberca llena de agua, de la cual su padre lo sacó, para luego reanimarlo y llevarlo a la Unidad de Emergencias Médicas en Guadalupe (Foto: Merari Martínez)

Padres de un niño de dos años acusaron que por culpa de médicos del Hospital General Zacatecas (HGZ) “Luz González Cosío”, el pequeño está en peligro de morir en este nosocomio por lo que los padres están aterrados ante la idea de perder a su bebé.

Los denunciantes, que solicitaron el anonimato por temor a represalias, relataron que el pasado 14 de octubre el menor sufrió un accidente al caer a una alberca llena de agua, de la cual su padre lo sacó, para luego reanimarlo y llevarlo a la Unidad de Emergencias Médicas en Guadalupe.

Al estabilizar al pequeño paciente, fue trasladado durante la noche al HGZ de la capital para seguirlo tratando, debido a que el diagnóstico fue asfixia por la falta de oxígeno en el cerebro.

Pasó un día para que fuera enviado a terapia intensiva, internado en este espacio por más de 10 días, pues fue hasta el 26 de octubre cuando lo pasaron a piso, toda vez que lo consideraron estable de salud y estaría en observación.

No obstante, a decir de la madre, las reacciones del niño sólo eran abrir los ojos, por lo que de acuerdo con los médicos, el menor sufrió daño cerebral, ante lo cual tendrían que iniciar con terapias.

Hasta el 2 de noviembre les avisaron a los padres que el niño sería dado de alta el lunes 5, sin embargo no fue así porque un médico mandó cambiar la sonda gástrica al paciente bajo el argumento que estaba obstruida, cambio que hizo acompañado de aparentemente dos cirujanos, para que después los padres le dieran de comer por órdenes del personal médico y de enfermería.

Después de esto surgieron aun más complicaciones en la salud del menor, pues a decir de la madre, su hijo vomitó un líquido verde, sustancia que a según el médico era la “bilis”, pero el problema se agudizó, sin que fuera debidamente atendido por los cambios de turnos del personal.

Poca o nula es la expectativa de mejora del niño al padecer una lesión cerebral, caso en el que los médicos recomendaron a los padres no someterlo a constantes cirugías.

 

Publicado en: Pagina 24 Zacatecas

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *