Obispo Sigifredo Exhorta a los Católicos al Ayuno, a la Oración y a la Limosna

Inicia la Cuaresma con la Imposición de la Ceniza

Por Cristo González

Sigifredo Noriega Barceló en el miércoles de Ceniza, que anuncia el inicio de la Cuaresma (Foto Merari Martínez)

Sigifredo Noriega Barceló en el miércoles de Ceniza, que anuncia el inicio de la Cuaresma
(Foto Merari Martínez)

“Con el sencillo y humilde rito se la ceniza, iniciamos nuestro camino hacia la Pascua en este año 2019, pero también nos renovamos para vivir la Pascua eterna y de cada día”, fue el mensaje del obispo de la Diócesis de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló en el miércoles de Ceniza, que anuncia el inicio de la Cuaresma.

El prelado indicó que la misa del mediodía de ayer en la Catedral Basílica, fue especial por el color del ornamento, la liturgia de la palabra, la bendición e imposición de la ceniza, así como por la celebración eucarística.

En esta fecha exhortó a los feligreses a reconciliarse con Dios, a evitar practicar obras de piedad al lado de los hombres para que los vean como lo manifiesta la liturgia del miércoles de Ceniza.

“Cuando des limosna, no lo anuncies con trompeta como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles para que los alaben los hombres. Cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha para que tu limosna quede en secreto, y tu padre que ve lo secreto, te lo recompensará”, manifestó.

“Cuando hagan oración, no sean como los hipócritas a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que los vea la gente. Cuando vayas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora para que tu padre que ve lo secreto, te recompensará”, agregó.

En lo que respecta al ayuno, otra de las prácticas católicas que se ponen de manifiesto en estas fechas, monseñor indicó a los devotos a no poner cara triste: “Como los hipócritas que descuidan la apariencia de su rostro para que la gente note que están ayunando”.

En este día, dijo, prevalece el signo de la ceniza que “No es signo del pecado que nos agobia, más bien es una invitación que nos revela la seguridad que pese al pecado somos recibidos en los brazos misericordiosos del padre, iniciamos nuestro caminar a la Pascua eterna, esperando que seamos mejores”.

El obispo Sigifredo Noriega mencionó que el Evangelio llama a la conversión con el ayuno, la oración y la limosna:“Siempre y cuando transformen el corazón, no con el individualismo”.

 

Publicado en: Pagina 24 Zacatecas

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *