Cateo y Aseguramiento a Tribuna Libre y Página 24, con Tufo a Venganza de los “Felipes” González y Muñoz

Por Homero Campa

Detrás del cateo y aseguramiento que agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) realizaron el pasado 8 de julio en contra del semanario TRIBUNA LIBRE y de los diarios Página 24 de Aguascalientes y Página 24 de Zacatecas, se encuentran el exgobernador Felipe González González, y Felipe Muñoz Vázquez, exprocurador de Justicia de Aguascalientes y exsubprocurador Especializado en Investigación de Delitos Federales de la PGR, y el también exgobernador Carlos Lozano de la Torre

Detrás del cateo y aseguramiento que agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) realizaron el pasado 8 de julio en contra del semanario TRIBUNA LIBRE y de los diarios Página 24 de Aguascalientes y Página 24 de Zacatecas, se encuentran el exgobernador Felipe González González, y Felipe Muñoz Vázquez, exprocurador de Justicia de Aguascalientes y exsubprocurador Especializado en Investigación de Delitos Federales de la PGR, y el también exgobernador Carlos Lozano de la Torre

Ciudad de México (apro).- Detrás del cateo y aseguramiento que agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) realizaron el pasado 8 de julio en contra del semanario TRIBUNA LIBRE y de los diarios Página 24 de Aguas­calientes y Página 24 de Zacatecas, se encuentran el exgobernador Felipe González González, y Felipe Muñoz Vázquez, exprocurador de Justicia de Aguascalientes y exsubprocurador Es­pecializado en Investigación de Delitos Federales de la PGR.

La razón: TRIBUNA LIBRE y Página 24 publicaron “los abusos y corruptelas” de am­bos exfuncionarios, aseguró Alain Luévano Díaz, hijo de Ramiro Luévano López, dueño y fundador de los dos medios de información.

En entrevista con Apro, Luévano Díaz recuerda que su padre fundó el semanario Tribuna Libre en 1983, el cual se publicó de manera interrumpida durante 36 años; y comenta que en 1997 fundó el diario Página 24 de Aguascalientes, y tres años después, en el 2000, Página 24 de Zacatecas.

Afirma que en 2001, la Comisión Ca­lificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas, dependiente de la Secretaría de Gobernación, expidió a favor de su padre el registro de título y contenido de ambas publicaciones.

Sin embargo, el 6 de octubre de 2003 el abogado Baudelio Hernández Domín­guez obtuvo del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (INPI) el registro de la marca de TRIBUNA LIBRE; y nueve días después, una mujer de nombre Ana Patricia Franco Romo, el registro de Página 24.

“Para obtener los registros en el INPI hicieron ejemplares falsos con fechas anteriores a la fundación de las dos publicaciones”, sostiene Luévano Díaz.

El 22 de junio de 2007, Franco Romo cedió por 4 mil pesos los derechos de la marca de Página 24, y el 11 de marzo de 2008 el abogado Hernández Domín­guez hizo lo propio con los derechos de TRIBUNA LIBRE, por 6 mil 500 pesos.

El beneficiario de ambas cesiones fue Rodolfo Franco Ramírez, propietario de la empresa Agencia Noticiosa del Centro y director del portal La verdad del cen­tro, quien acusó a Luévano López de ser “director de medios piratas” y pidió públi­camente el pago de 40 millones de pesos por regresar el cabezal de Tribuna Libre.

“¡Se imagina, pidió 40 millones de pesos por un cabezal falso que le costó 6 mil 500 pesos!”, comenta, indignado, Luévano Díaz.

Inició así una batalla legal por la pro­piedad de las marcas. Luévano López demandó a Franco Ramírez al tiempo que recuperó los derechos totales sobre el cabezal de Página 24, tanto en el INPI como en el Instituto Nacional de Derechos de Autor (Indautor); y los de­rechos parciales (sólo para Internet) de TRIBUNA LIBRE.

Luévano Díaz sostiene que detrás de Franco Ramírez se encuentra el exgober­nador Felipe González, pues el primero fue contratista de obra pública durante el gobierno del segundo (1998-2004).

Afirma que Franco Ramírez incumplió muchos de esos contratos y “se quedó con el dinero”, y debido a ello se abrió la de­nuncia A-07/05078 contra el contratista.

Luévano Díaz entregó al reportero una lista de 53 acusaciones penales por fraude en contra de Franco Ramírez y sus socios. “La mayoría de estos delitos que cometió han quedado impunes”, comenta.

“El gobernador Felipe González en lugar de investigar a Franco Ramírez y meterlo en la cárcel, lo perdonó y lo utilizó como ariete para la batalla jurídica y la denosta­ción pública de mi padre”, sostiene.

El pasado 8 de julio, agentes federales de la Fiscalía General de la República irrumpieron, armados, en las instalacio­nes de TRIBUNA LIBRE y Página 24, localizado en la calle Zaragoza, en el Centro de Aguascalientes. Dijeron que tenían una orden de aprehensión en contra de Luévano López, quien no se encontraba en el inmueble. Los agentes mantuvieron “secuestrados” por horas a los emplea­dos. Luego, catearon y aseguraron las instalaciones.

Unas horas después hicieron lo mismo con el inmueble que alberga la rotativa, ubicado en el número 128 de la calle Jesús Reyes Heroles, Fraccionamiento Versa­lles, Segunda Sección, en Aguascalientes.

“Mi padre ignoraba que existiera la averi­guación previa AP001/VEIDDAPU/2018/ con la cual se justificó el aseguramiento de las instalaciones. Dicho desconocimiento lo dejó en total indefensión jurídica”, explica Luévano Díaz.

Debido al aseguramiento de los inmue­bles, Ramiro Luévano López presentó una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y está en espera de su desahogo, al tiempo que aguarda la resolución de un juicio de amparo que presentó ante un juez de distrito de Aguascalientes.

–¿Y por qué el exgobernador Felipe Gon­zález estaría interesado en despojar a tu padre de TRIBUNA LIBRE y Página 24?, se le pregunta a Luévano Díaz.

–En venganza porque ha denunciado sus actos corruptos. Y lo mismo sucede con el exprocurador estatal Muñoz Váz­quez y el también exgobernador Carlos Lozano de la Torre.

Publicado en: Pagina 24 Zacatecas

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *