El Obispo Reconoce que hay Sacerdotes Acusados de “Pederastas” en Zacatecas

“Están Separados de su Cargo Mientras los Investiga la Fiscalía”

Por Cristo González

Sigifredo Noriega Barceló, obispo de la Diócesis de Zacatecas (Foto Rocío Castro)

Sigifredo Noriega Barceló, obispo de la Diócesis de Zacatecas (Foto Rocío Castro)

Luego que antier amanecieron pe­gados afiches en el Centro Histórico de la capital haciendo alusión a temas como la pederastia de curas católicos, principalmente en edifi­cios cercanos a la Catedral Basílica, fue que Sigifredo Noriega Barceló, obispo de la Diócesis de Zacatecas manifestó que “la gente se expresa según sus posibilidades”.

“Respeto las ideas de las personas. Si hay un hecho real, que lo denun­cien, lo hemos repetido varias veces. Tengo siete años aquí, y desde el primer momento lo hemos dicho, si no hay, hay que prevenir para que no haya, es lo que nos corresponde eso”, destacó en la tradicional con­ferencia de prensa dominical.

Es por esto que consideró que hay formas de decir las cosas, además cuestionó la finalidad de esta cam­paña, y pregonó por el respeto a la ciudad y del patrimonio.

“Si no hay casos (que denunciar) no se vale juzgar a toda una institu­ción como lo es la Iglesia, no se vale arrear así, no se vale generalizar”, apuntó.

Aunque anteriormente monseñor reconoció que hay casos de miem­bros del clero local señalados por pederastas, expuso que las inves­tigaciones las realiza la Fiscalía General de Justicia del Estado, aunque, por otra parte, la Diócesis camina con procesos internos, que son tardados porque dependen de las decisiones que se toman en el Vaticano.

“Les aseguro que están caminando los procesos, no sabemos en qué van a terminar porque son lentos los pro­cesos tanto en la Fiscalía como en el Tribunal Eclesiástico”, manifestó.

Aunque Noriega Barceló se negó a precisar el número de sacerdotes acusados de pederastas existen en la Diócesis local, precisó que son datos que se mantienen en secrecía.

Mientras se realizan las investi­gaciones, los miembros del clero acusados están separados del cargo.

“Es lo que hemos hecho, tengan esa absoluta confianza, en que procede­mos con transparencia, sólo que hay datos que tenemos que reservarnos por respeto a las personas y al pro­ceso”, agregó.

Al cuestionarlo si este tipo de da­tos son alarmantes para la Iglesia, el monseñor aseguró que no hay referentes de cuántos casos había antes que llegara al obispado porque antes no había denuncias.

“Tenemos un protocolo claro, no podemos hacer un comparativo de los casos porque n o tenemos el tiempo suficiente para hacerlos”, concluyó.

Share This Post On