Cerradas Desde Mediados de Marzo las Bibliotecas Públicas del Estado

Por Manuel Medina Castro

Entre los espacios cerrados se encuentran las bibliotecas públicas de la entidad, las que constantemente tenían a personas consultado el material bibliográfico con el que cuentan (Foto Merari Martínez Castro)

Entre los espacios cerrados se encuentran las bibliotecas públicas de la entidad, las que constantemente tenían a personas consultado el material bibliográfico con el que cuentan (Foto: Merari Martínez Castro)

Desde mediados de marzo, cuando comenzaron a registrarse contagios de COVID-19 en Zacatecas, muchos espacios públicos y privados cerraron sus instalaciones para atender las medidas de prevención, tales como el aislamiento social.

Entre los espacios cerrados se encuentran las bibliotecas públicas de la entidad, las que constantemente tenían a personas consultado el material bibliográfico con el que cuentan.

Una de estas bibliotecas es la Mauricio Magdaleno, una de las más importantes de Zacatecas, ubicada en Quebradilla, y una de las de mayores dimensiones, ya que cuenta con áreas especializadas, como es la de niños y la propia hemeroteca.

Pero desde mediados de marzo, el edificio de grandes dimensiones donde se ubica esta biblioteca se encuentra cerrado, sin visitas y sin personal.

Lo mismo sucede con la biblioteca Roberto Cabral del Hoyo, ubicada en la parte baja del Mercado González Ortega, ubicado en el Centro Histórico de la capital zacatecana, donde también se suspendieron actividades; mediante carteles se informa que está cerrada por la problemática del COVID-19 y para prevenir contagios.

Incluso en este lugar, se puede ver a simple vista que se encuentra cerrado desde hace tiempo, ya que al estar en la parte baja del Mercado González Ortega, en las bóvedas, el lugar se ve en la oscuridad.

La biblioteca de Colecciones Especiales Elías Amador, ubicada a un costado del Museo Pedro Coronel, se encuentra en la misma situación, cerrada desde mediados de marzo.

En lo correspondiente a la biblioteca Elías Amador, en la entrada principal que comparte con el Museo Pedro Coronel, resalta porque luce un moño negro de grandes dimensiones en alusión a la reciente muerte del artista zacatecano Manuel Felguérez Barra.

 

Publicado en: Pagina 24 Zacatecas

Comparta este material en