Despiden al “Chilo”, Bombero que Perdió la Batalla Contra el COVID-19

En la Dirección Estatal de Protección Civil y Bomberos

Por Cristo González

De esta manera fue despedido el uniformado de su segunda casa, quien ahora será recordado con la frase “¡¿Me escuchan?!”, que repetía cuando en momentos de atención a reportes usó durante mucho tiempo que salvó vidas, exponiendo la propia

De esta manera fue despedido el uniformado de su segunda casa, quien ahora será recordado con la frase “¡¿Me escuchan?!”, que repetía cuando en momentos de atención a reportes usó durante mucho tiempo que salvó vidas, exponiendo la propia

Desde la Dirección Estatal de Protección Civil (PC) y Bomberos se realizó un emotivo homenaje póstumo al bombero Álvaro Rivera Hernández, conocido como “Chilo”, quien falleció el pasado domingo, luego de que perdió la batalla contra el COVID-19.

Fue en las instalaciones de esta corporación donde la mañana de ayer los compañeros del bombero esperaban la llegada de las exequias del “Chilo”, lugar donde lo recibieron en una valla de unidades motrices y cuerpo de bomberos para dar el último adiós con las torretas encendidas, a quien por más de 30 años trabajó en los servicios de emergencia.

Notablemente consternados fue que los uniformados esperaron la llegada de los restos del compañero que por este lamentable motivo dejó la corporación.

En las instalaciones de la corporación estuvo el coordinador, Antonio Caldera Alaniz, acompañado por la esposa y los hijos de Álvaro Rivera para rendir el merecido homenaje.

La familia del elemento recibió el traje estructural y el casco con la insignia de Beta 4, que fue el grado que se ganó con su trabajo y dedicación al servicio de la población.  Fue su esposa quien al momento de recibir estas prendas besó el casco, mientras que su hijo recibió otro de los uniformes, y su hija mayor abrazó la urna de madera donde guardaron los restos del bombero que fue cremado.

En un pequeño altar fue el espacio donde colocaron la urna, donde un sacerdote dio paso a dar unas palabras de aliento y pedir por su eterno descanso y el consuelo para los deudos.

Tiempo después fue que los bomberos hicieron el pase de lista en el que nombraron por última vez a Álvaro Rivera, como se realiza cada mañana en el cambio de turno de los elementos de la corporación, enseguida encendieron las torretas para darle el último adiós con un minuto de aplausos, y seguir con la última morada que fue en un panteón de Guadalupe.

De esta manera fue despedido el uniformado de su segunda casa, quien ahora será recordado con la frase “¡¿Me escuchan?!”, que repetía cuando en momentos de atención a reportes usó durante mucho tiempo que salvó vidas, exponiendo la propia.

En todo momento los uniformados acataron las medidas que autoridades del Sector Salud han pedido para evitar la propagación de la pandemia.

 

Publicado en: Pagina 24 Zacatecas

Comparta este material en