“La Jiapaz ha Estado Cobrando más Agua en Metros Cúbicos que lo que en Realidad Suministra”

Por Claudia de Santiago

Fotografía relevante a la nota.

En rueda de prensa, la diputada Alma Dávila Luévano denunció públicamente, irregularidades dentro de la Junta Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado de Zacatecas (Jiapaz) que afectan a los usuarios que atiende este organismo en los municipios de Zacatecas, Guadalupe, Morelos y Vetagrande (Foto: Merari Martínez)

En rueda de prensa, la diputada Alma Dávila Luévano denunció públicamente, irregularidades dentro de la Junta In­termunicipal de Agua Potable y Alcan­tarillado de Zacatecas (Jiapaz) que afectan a los usuarios que atiende este organismo en los municipios de Zacatecas, Gua­dalupe, Morelos y Vetagrande.

La legisladora exhibió que hace dos semanas la Procura­duría Federal del Consumidor (Profeco) inmovilizó casi tres mil medidores de agua a la Jia­paz, aparatos que la dependencia tenía listos para ser instalados, pero que no cumplen los requi­sitos que exige la Norma Oficial Mexicana para la medición del servicio.

Derivado de decenas de quejas interpuestas contra la Jiapaz por parte de usuarios ante la Profe­co, desde Ciudad de México se ordenó a personal de esta depen­dencia federal, realizar una visita de verificación al organismo de agua potable de Zacatecas, para constatar el cumplimiento de la Norma Oficial Mexicana, así como analizar la lista de instru­mentos que usa el organismo.

Tras la revisión, se encontró que los medidores de agua que han estado instalando en los cua­tro municipios en donde la Jiapaz dis­tribuye el recurso hídrico, no cumplen con las normas técnicas obligatorias, lo que estaría generando mediciones imprecisas y por ende, cobros que no van con el consumo del agua potable.

Además, en su almacén general, la Jiapaz no acreditó la aprobación del modelo de medidor que utilizan, por lo que fueron inmovilizados 378 cajas con ocho medidores cada una, dando un total de dos mil 992 medidores.

Por ello, Dávila Luévano pidió a Benjamín de León Mojarro, titular de la Jiapaz, entregue un informe escrito a la LXIII Legislatura, explicando quién ordenó la compra de esos medidores de agua que fueron inmovilizados, y que anteriormente estuvieron instalado en toda la zona metropolitana sin verifi­car que se cumpliera con los requisitos vigentes exigidos en la Norma Oficial Mexicana que exige el Gobierno Fe­deral.

La diputada destacó que la Jiapaz presta servicio a cerca de medio millón de personas, distribuidas por contratos de 104 mil tomas domésticas, cinco mil tomas comerciales, mil industriales y mil espacios públicos.

Declaró que en los últimos dos años, en Zacatecas se ha presentado una gene­ralizada inconformidad ciudadana por el incremento en el costo del servicio del agua potable que suministra la Jiapaz, ya que cada vez es más común que en los recibos de cobro aparezcan elevados consumos que nos corresponden con el volumen real del vital liquido que la gente recibe.

Ante ello, la diputada cuestionó el por qué la Jiapaz ha estado cobrando a la población más agua en metros cúbicos que lo que en realidad suministra: “Lo peor es que cada semana y cada mes, cientos de ciudadanos acuden a las oficinas de esta dependencia a quejarse porque el recibo de cobro sí llega, pero el agua no”, externó.

“La Jiapaz que en cabeza Ben­jamín de León Mojarro ha tenido oídos sordos ante los reclamos, y el problema sigue creciendo”, expuso.

Refirió que el abuso del poder público para el beneficio privado es una causa central en la actual crisis del agua en todo el país, incluido el estado de Zacatecas: “Esa corrupción en los servicios de agua potable en México, im­pacta en quién recibe agua, en qué cantidad, en qué calidad, cada cuándo y de qué forma”, puntualizó.

A su vez, aseveró que la co­rrupción que existe en los orga­nismos públicos que proporcio­nan agua potable a la población, convierte a este recurso vital en algo inaccesible e incosteable con efectos negativos, principalmente para los habitantes más vulnerables.

Share This Post On